Blogia
De Vere y Herri Gardens

Á la Belle étoile (I)

 

“Más aún, todos somos viajeros con una burra, y lo mejor que nos encontramos en nuestros viajes es un amigo honrado. Afortunado el viajero que se encuentra muchos. Si viajamos es, en efecto para encontrarlos. Son el fin de la vida y su recompensa, hacen que sigamos siendo dignos de nosotros mismos y, cuando estamos solos estamos más próximos a los ausentes”

Of what shall a man be proud, if he is not proud of his friends?

“¿De qué puede un hombre estar orgulloso si no de sus amigos?

                                                                          De la dedicatoria de “Viajes con una burra”

                                                                           R. L. Stevenson

 

 

 

 

  V. y H. preparaban su próximo viaje por el sur de Francia que iba a empezar por les Cévennes. Habían pensado en la Provenza, pero al consultar mapas vieron que estaban muy cercanos y la decisión  fue rápida y unánime porque la posibilidad de seguir las huellas del viaje que Stevenson narra en “Travels with a donkey in the Cévennes” o “Viajes con una burra” como se tradujo en España, fue imposible de resistir.

   Ojear una publicación del parque natural creado en  la zona,  “Des serres en valats”, les produjo la primera satisfacción aun antes de haber iniciado el viaje. A V. valat tuvo la virtud de hacerle recuperar una palabra que  creía una voz dialectal e inculta "balate" que se usa en el sentido de desnivel del terreno, sobre todo laderas de acequias y bancales, por ejemplo: "niño que te va’caer pol el balate", era una palabra de buen castellano. A H., al ver su alborozo, le recordó  la misma ingenua alegría  que  tuvo hace tiempo cuando descubrió que algunas palabras que usaban en sus juegos de niños y que tenía por gritos sin sentido, eran en realidad palabras o fragmentos de ellas en euskera.  

   Corominas le da el significado de "camino empedrado", origen árabe que a su vez lo tomaría del griego, pasando por el latín “palatium” palacio y que Corominas relaciona con el impacto que causarían en los beduinos del desierto las ruinas romanas de Siria . Resulta hermoso pensar que esas construcciones de piedra, de una belleza sencilla y artesana -siempre les había impresionado la técnica de "piedra seca" que con los medios más económicos es capaz de aguantar años y tormentas- fueran nombradas así en recuerdo de lejanas y fabulosas construcciones, viniendo a ser una suerte de palacios campesinos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Herri -

Perdona Edorta por no haber contestado antes; me alegra un montón verte por estos lares.
Si es que ya te lías con tanta lengua, que importa una "h" más o menos; sobre todo ahora que estás aprendiendo el "quebequois" (¿Se dice así?)
¿ya podía el burro con Luis? Imagino que seguirá disfrutando de todas sus cosas.
Si es que son patoisantes por aquella zona.

Un saludo para toda la familia. y déjate ver más a menudo.

edorta -

...y al burro se le olvidó la hache de hacerla....

edorta -

un saludo a txiskito desde este rincón de la Galia, al lado de Langogne donde empieza la ruta Stevenson...
mi hijo Luis tuvo ocasión de acerla con burro, y un grupo de jóvenes, y contó que tiene paisajes espectaculares. En cuanto al habla de los lugareños, se caracterizan por pronunciar las erres no a la fgansesa sino a la castellana (RRRRR....). ¡País, que decía el Forges!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Charles de Batz -

Hubiera querido haberos comentado ayer, pero ese mal que me acompaña desde el fin de las vacaciones volvió ayer a mí con el ánimo renovado y el hatillo repleto de fiebres y malestares. !Y no es la diarrea querida Anarkasis!

Lo bueno es que os leí -lo cual me produjo una gran alegría-, y ya que estaba en cama me hice con mi copia del susodicho para releerla y refrescarme la memoria. Una verdadera delicia, como recordaba. Sobre todo cuando describe los tipos con los que se encontraba, aquellas divisiones dentro de un mismo pueblo, y sobre todo, me gustó mucho aquella anécdota en la que le preguntaban a RL por el idioma que hablaban en Inglaterra, si era Patois:

- No no hablamos Patois

- Pues ustedes hablan Frances.

- No no hablamos francés.

- Entonces ustedes su lengua es el Patois.

Lo digo de memoria, pero me parece una descripción muy clara de aquél universo que tanto me recuerda a un libro que leí hace poco: "El queso y los gusanos" y que os recomiendo si queréis disfrutar de una deliciosa lectura a base de intrahistoria.

Bueno, que la fiebre me hace divagar mucho. Un saludo queridos amigos.

Salud

Vere -

Burra, burra qerido Anarkasis, y Modestine de nombre, de caracter difícil y no mucho más alta que un perro. No te preocupes por el blog que, con quede la burra, seguro que no pierde calidad.

anarkasis -

...me intriga lo del burro/a, ¿de dónde vais a sacar un burro?
¿os lo lleváis de aquí?
¿no sería mejor 2?
¿hace falta carnet "pa" conducir un burro?
¿y si no le caéis bien al burro?
o, ¿si os caéis Henry, el burro y Vere, por esos bancales,?
¿Qué va a ser del blog entonces, eh?
¿y, al burro?, ¿cómo no le dejáis decir algo como a mi?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres