Blogia
De Vere y Herri Gardens

Al despertar esta mañana la mirada de la niña perduraba en mi mente, evidentemente la conversación de ayer noche tuvo eco en mis sueños; habíamos estado hablando de Miles y Flora, siempre nos han gustado más las historias en las que la ambigüedad de lo real te arrastran a las profundidades de un abismo donde se avecindan las raíces del horror, y nadie como Henry James supo transmitir estas sensaciones, pero no era la mirada de Flora la que estaba clavada en mí sino el límpido brillo de la de Maisie la que me escrutaba en la fresca mañana isleña. Nadie como ella para poner de manifiesto el pequeño horror, la capacidad para los pequeños envilecimientos de la vida de cada día.

En “Lo que Maisie sabía” nada se desmelena, no hay gestos grandilocuentes pero no es menos eficaz transmitiendo la soterrada inquietud de nuestra existencia. Dice James: "Ningún tema resulta más humano que aquéllos que nos ofrecen un reflejo -extraído de la confusión de la vida- de la íntima relación de lo dichoso y lo siniestro, las cosas que exaltan ylas cosas que hieren, sosteniendo así perpetuamente ante nuestra mirada esa dura medalla brillante, fabricada de una aleación tan extraña, una de cuyas caras está constituida por la alegría y el consuelo de alguien y la otra por el dolor y la humillación de alguien".

Con su sola presencia Maisie, pone de manifiesto la abyección del mundo que la rodea y que con la genial intuición de dotarla de las capacidades expresivas de un adulto, nos lo hace sentir como propio.

Maisie, es además una presencia que confiere sentido, nitidez y sustancia a los personajes que la rodean, algo así como un catalizador que dispara todas sus potencialidades; pero no sólo eso, tiene la función de ser lo que James llama "el centro irónico", véase:

"Sus rasgos se habían vuelto extrañamente populares: los pellizcaban sin parar los caballeros que acudían a visitar a su padre, que siempre estaban fumando cigarrillos cuyo humo le daba de lleno a ella en la cara. Algunos de dichos caballeros la hacían prender cerillas y encenderles los cigarros; otros, sentándola sobre unas rodillas que subían y bajaban inesperadamente, la apretujaban las pantorrillas hasta que ella gritase -su forma de gritar era muy admirada- y se las criticaban comparándolas con palillos de dientes. Esta comparación se le quedó grabada y contribuyó a que desde este momento le pareciese que ella andaba escasa de algo que satisfaría las expectativas generales. Al final descubrió de qué se trataba: se trataba de la ingénita tendencia a la segregación de una sustancia a la que Modle, su niñera, asignaba un nombre breve y antipático*, un nombre penosamente asociado, a la hora de la comida, con esa parte de los filetes que a ella le desagradaba."

*fat

Nos da la impresión de que la prosa de James es como un capullo de hilos de seda tejidos en torno a algo que no se dice, pero sabemos con íntima desazón, que el gusano al que nunca se alude, está dentro.

Plácidamente recostados sobre la roca coralina, nos dedicamos a repescar entre las ruinas sumergidas de lecturas del pasado; y entre los magros y semiputrefactos restos que engancha el anzuelo, de lo que recordábamos como festines, apenas quedan argumentos de novelas sobre la infancia y la adolescencia: Lolita, El ancho mar de los Sargazos de Jean Rhys o Alicia. Lolita o la sexualidad explícita y tristemente truncada, Alicia o la belleza de la inteligencia y de la pura invención, Antoinette (Ancho mar de los Sargazos) o la historia que lleva a la locura y, en el caso de Maisie lo que yo creo que suscribiríamos todos los que estamos aquí: que la capacidad de observar y de imaginar es lo que ha protegido y asegurado nuestra identidad.

Ahora estamos en una gloriosa mañana, pero sabemos que la noche caerá de nuevo y que los peligros no son sólo los caníbales o los barcos enemigos....

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Mariano Ibeas -

Gracias por las propuestas. Es un gozo leer... a los autores y a los lectores. Un brindis especial aunque haya pasado \"el día del libro\"... oficial; para mí el día del libro es cada día.
Mariano Ibeas

Vere -

Encantado de tenerte entre nosotros Shing, espero que nos acompañes en nuestra nueva vida. También tiene en común con el gato de Alicia su aparente fragilidad, la posibilidad de que desaparezca. Charles, que te parece que en ingles, golondrina -swallow- signifique también tragar (como verbo) tragón como nombre. Tendrá algo que ver con las diferencias anglo-chinas?

Ching Shih -

Marguerite Youcenar en unos textos sobre Lewis Carroll y Henry James entre otras cosas que han quedado muy bien apuntadas en vuestro post:\"En Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, al que a veces nos recuerda Maisie, habí un gato que no era mas que la sonrisa de un gato. Maisie, por lo menos al comienzo del libro, no es tanto una niña como una mirada\".

Charles de Batz -

Las golondrinas simbolizan la llegada de la primavera, la estación del renacimiento. Un detalle muy curioso es que parece ser que en la grafía china de Beijing se emplea para denominarla el mismo símbolo que el que se utiliza para decir \"cometa\".
Si lo pensamos bien, puede dar juego a nuestra imaginación buscar el porqué de dicha \"sinonimia\".

Vere -

Gracias por venir. Dicen que una golondrina no hace verano. Yo creo que alegra la primavera.

migratoria -

Dos poetas han soñado que eran náufragos, han recordado a Henry James: «Es hora de vivir la vida que te has imaginado».¡Y se han ido a una pequeña isla, con sus libros como único bagaje!

¡Suerte en la aventura!

«Otra vuelta de tuerca», desasosiego... Tengo que releerlo.

Excelente la concurrencia. Humilde la golondrina.

Batir de alas.

ladydark -

¡Cada vez me gusta más esta isla poblada de naúfragos, bucaneros, peregrinos, paraisos e infiernos, duplicidades, y libros, muchos libros!.
P.D. Herri entre los dos casi ponemos el Himno I entero, ;).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Herri -

¡Vaya día! Nos levantamos con H.James y nos acostamos con ese precioso poema de Novalis, noche que identifica a la muerte como reencuentro con su amada.
Pero ya ha amanecido y me vienen otras palabras de Novalis:
¿Qué ser vivo, dotado de sentidos, no ama por encima de todas las maravillas del espacio circundante, a la luz jubilosa - con sus colores, sus rayos y sus ondas, dulce omnipresencia al despuntar el alba? Como alma íntima y vital la respira el mundo gigantesco de los astros que flotan, en incesante danza, por su fluido azul - la respira la piedra centelleante y en eterno reposo,la respira la planta, meditativa, que sorbe la savia de la tierra, y el salvaje animal, ardiente y multiforme - pero antes que todos ellos, la respira el egregio extranjero, de ojos pensativos y labios suavemente cerrados y llenos de sonidos.

ladydark -

Voy a tener que dejar de leeros...¡No termino de hilar nunca! Hablan Charles y Herri de la noche, y yo me acuerdo de uno de mis poetas queridos, Novalis y sus \"Himnos a la noche\", sin contar con que su amada Sophie murió a los 15 años...Aunque sólo sea una pequeña muestra:
\"Gloria a la Reina del mundo,
a la gran anunciadora de Universos sagrados,
a la tuteladora del Amor dichoso
–ella te envía hacia mí, tierna amada, dulce y amable Sol de la Noche–
ahora permanezco despierto
–porque soy Tuyo y soy Mío –
tú me has anunciado la Noche: ella es ahora mi vida
–tú me has hecho hombre–
que el ardor del espíritu devore mi cuerpo,
que, convertido en aire, me una y me disuelva contigo íntimamente
y así va a ser eterna nuestra Noche de bodas.\"
Y termino que soy pesadisima, buena noche pasen los naúfragos y los peregrinos.

Herri -

Cierto Charles, cae la noche y con ella nuestros mayores demonios.
Como bien dices Lolita tiene todo eso que apuntas.
La palabra que te viene a la mente con Maisie es perfecta, porcelana mórbida, pero de eso hablaremos más adelante.
Ladydark, me ha encantado tu apunte.

Charles de Batz -

Por cierto, cae la noche: id encendiendo las hogueras

Charles de Batz -

También deacuerdo contigo, pero en la atmósfera de James se respira una densidad e inquietud que recuerda un tanto a la novela gótica...
En Lolita, hay tristeza y, para mi, hay cierto existencialismo, sadismo y cierta burla general por parte del autor hacia todo lo que parece que debería ser el contenido de la obra.

Un saludo

Vere -

Charles, Ladydark, completamente de acuerdo con vosotros en cuanto a la inquietud que transmite, pero para mí no es una obra triste como por ejemplo Lolita; a pesar de que se le hacen todas las sevicias imaginables, su capacidad de narrarse la realidad que la rodea, al final la protege en su camino hacia la madurez.

Charles de Batz -

Siempre me ha parecido inquietante en extremo esa obra; de hecho, tuve que empezarla una segunda vez para llegar hasta el final... Porcelana mórbida, esa es la palabra que me viene a la cabeza cuando me acuerdo del cuento.

Ladydark tienes toda la razón, quizá quede más claro en \"El señor de las moscas\": para mí es menos sutil en el sentido de que en H.James se emplea más la metáfora, es más directo y te enfrenta con el verdadero enemigo: nosotros mismos.

ladydark -

Ese infierno, el más desolado y cruel, por la mezcla de la sutileza con la carnaza, que también describe una y otra vez Henry James, que aterroriza más por lo que no desvela, por lo que nos hace intuir, que por lo que dice, inocencia y perversidad... Me pone la piel de gallina.
También me viene el recuerdo inquietante de “El señor de las moscas” de Golding, con sus dosis de crueldad y violencia, desde la infancia. ¿Dónde esta el enemigo? Tal vez pervive dentro de nosotros mismos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres