Blogia
De Vere y Herri Gardens

PECIO NETO

PECIO NETO             

La botella encontrada esta semana trae consigo un  escrito firmado por el destacado miembro de la Sociedad de Amigos de los Clérigos Andaluces, Catulino Jabalón Cenizo, en ella encontramos un curioso soneto del poeta conquense fray  Treze de Minglanilla de quien al parecer es un gran estudioso. Para que se tenga un mejor conocimiento de fray Treze, reproducimos la nota introductoria de Don Catulino Jabalón Cenizo:

 

“Muy escasa noticia ha llegado hasta nosotros de fray Treze de Minglanilla (1619-1718), poeta conquense, bachiller de Alcalá y alférez en Indias que, hastiado del mundo y de sus pompas y vanidades, entró en religión a los noventa años y aún duró nueve más. Hartzenbusch, Tratado de la ebanistería literaria, tomo I, parte II, capítulo XXI, nos dice de él que fue un vate virgiliano y elegíaco, y Menéndez Pelayo, Historia de los ortodoxos españoles (inexplicablemente inédita), tomo CXVII, parte LIII, capítulo CCV, parágrafo XII, afirma que la nostalgia fue su musa y el arrepentimiento su espuela y acicate. Ambos tratadistas lo confunden con fray Treze de Bayona (hoy Titulcia), once años más joven y autor del famoso Cancionero de txoteos preparatorios del miércoles de ceniza, y del no menos conocido Florilegio de las vírgenes de Argamasilla, libro que motivó su encarcelamiento de orden del Santo Oficio.

Fray Treze de Minglanilla, si amador generoso, fue poeta cicatero que nos deja la miel en los labios merced a su lírica parvedad. De él y de sus versos preparamos una comunicación que haremos pública en el undécimo simposio de la Sociedad de Amigos de los Clérigos Andaluces (SACA), que tendrá lugar en Bolonia, el día de los Santos Inocentes de 2016. Vaya hoy por delante  -heraldo de nuestra admiración y respeto- el soneto que aquí se transcribe, tal cual.

                                                                                                     

                                                          Catulino Jabalón Cenizo

 

 Soneto de los goces, truncos o fabulilla del carajo que, harto ya de pecar, rindió su furia vagabunda

(Tipografía de Ludovico, el calvo, Amberes, mcmlxiv)

 

SONETO

Este que veis aquí, triste carajo,

Pálido, desmedrado, ruin, canijo,

Fuera en tiempos ya idos arquepijo

Y el rey de los cipotes a destajo.

 

¡Oh, el inclemente y fiero desparpajo

Con que embestía contra el entresijo,

Do lo hubiere! ¡Oh, el árdido amasijo

Que escupía su fiero y gentil tajo!

 

Pero el tiempo pasó y la calentura,

Y aquella máquina infernal de entonces

Ya no es héroe ni de héroe es su figura.

 

¡Ay, la miseria en que pararon bronces!

¡Ay, el dolor con que dejó el trabajo,

Quien fue carajo y terminó en badajo!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

ladydark -

Siento llegar tan tarde a tan magnífico post e inmejorables comentarios, que nos traen a el traductor de poetae latini, mención necesaria en su extensa biografía aunque algunos dicen que en vez de a Juvenal tradujo a Pascual ...

El henrry -

No era hartura sino impotencia y rabia.
Aun a riesgo de ser apercibido por mis cofrades y amparándome en casa tan poco concurrida, puedo dar avance de un opúsculo que acompaña a este soneto en la comunicación que se dará en el lugar y fecha apuntados en el escrito:
Al parecer, a la fecha de este soneto, encontrábase fray Treze en obligada abstinencia, al igual que la mayoría de su comunidad; díz que el culpable de ello fue un tal fray Benito que llegado de Indias, portaba el mal que a los bajos ataca.
Nosotros discrepamos en el total de la argumentación al punto. Bien sabido es que nunca se le conocieron estas inclinaciones a fray Treze y que el susodicho fray Benito no estuvo nunca en Indias.

Vere -

Es caudalosa la ínclita corriente de clerigos zotes que recorre nuestra historia y nuestra literatura.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vailima -

"harto ya de pecar": ¿pero de eso puede estar uno harto?
buen fin de semana.

Herri -

A nuestro mosquetero sin par no se le escapa una; gran verdad la que dices sobre sus tesoros guardados. Seguro que la sílfide empresaria a cuyo recaudo dejó estos, no habrá de soltarlos si no hay un buen pellizco.
Aun habiendo fallecido fray Treze cuando aun no había visto la luz fray Gerundio, cosas de menos explicación hemos visto, de este hay mucho en aquel, a pesar de ser fray Treze más hombre de acción que de palabra, como lo fuera fray Gerundio, aunque cuando se le desataba podía ser tan mortal su verbo como su espada.

Charles de Batz -

No se, decía sin terminar mi anterior post, y ya que lo he lanzado a la red sin concluirlo, varío la fórmula de mi pregunta:

¿qué hay de Fray Gerundio Campazas en Fray Treze de Minglanilla?.

Salud y Fraternidad

Charles de Batz -

A Catulio Jabalón Cenizo le dieron un premio muy gordo por escribir cosas como ésta. Don Catulio, que a pesar de ser hombre de mucho puterio y gustar de aquellas que decían ser bien entradas en carnes, termino por casarse -o arreguntarse que no recuerdo-, con una que no pesaba los que los suspiros que por ella lanzó al aire. Guardaba para sí en forma de palabras un enorme tesoro escondido, una mirada del cual habéis mostrado hoy vosotros en vuestra isla, y mucho de él quedó para siempre glorificado merced a la invocación que se hizo de su nombre allá, en las tierras del norte.

Delicioso post amigos naufragos.

Salud

No se
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres