Blogia
De Vere y Herri Gardens

CUESTION DE LEYES

CUESTION DE LEYES

   El día había amanecido gris, como gris había sido el verano y el año entero; a través de la ventana con una luz gris del mismo color llegaba el continuo fragor de una banda de música que interpretaba Massenet, Scriabin y Berlioz, convirtiéndolos en una delgada capa de Chaikovski torturado sobre una rebanada de pan correoso, los acordes de los instrumentos estallaban y morían en el nebuloso espesor de la mañana, despeñándose luego en intensas oleadas tristes.

 

   H. empapado en sudor, como salido de la neblina de aquella luz de agosto, con la boca aún pastosa despertó a V. y le relata la terrible pesadilla que acaba de vivir. “Corría por un algodonal bajo el claro de luna huyendo de un grupo de blancas cabezas que me perseguían hambrientas de sangre y venganza; jadeando y casi ahogado, con los ojos chispeantes y el corazón desbocado, me sentía en la piel de Joe Christmas con su camisa blanca y sus piernas negras en movimiento dirigiéndose al almacén de algodón del villorrio, mientras pensaba lo que me iba a suceder. La siguiente imagen que recuerdo mientras agonizo es mi rostro levemente amoratado envuelto en un plástico transparente, ya no soy Joe Christmas, soy una joven cuya cara identifico rápidamente, Laura Palmer, el almacén de algodón se ha convertido en una serrería, el aire es más frío y la música armoniza con el nuevo paisaje donde tampoco hay palmeras salvajes.” Mientras H. volvía a tomar aire y bebía agua de la jarra que V. le había traído, éste le comentó “Vaya, todo un sueño lyncheano. Has pasado de Charles Lynch, tan frecuentemente recordado en la obra de Faulkner, a su tocayo David, de  Yoknapatawpha a Twin Peaks. Un sabio inconsciente, al menos interesante….”

 

   Continuaron hablando sobre lo que de Faulkner podía haber en la obra de David Lynch, que era mucho más de lo que en principio habían pensado; su visión del mal, de la ley, su mirada desde los diferentes personajes separados por mundos distintos, su inquietante ironía, su narrativa no lineal, esa manera de mostrar lo que no está a la vista….

 

   Acabaron escuchando una de las mejores bandas sonoras que se han creado para la televisión.



share your files at box.net
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Herri -

Vailima, nos quieres hacer rabiar; toda la primera parte mi chorizo explicativo iba dedicada a escusarnos ante nuestra oyente más fervorosa de los viernes por no haber podido alergrarte un minutito de tu mañana laboral. Cargaré con la pena de por vida, pero no nos abandones :P

Vere -

Vailima reina, ¿Ignorá tú? Mi comentario iba por los tres como tu sabes,pero...tu eres siempre parte de los naufragos's Lonely Hearts Club Band, y como no...............
It's wonderful to be here,
It's certainly a thrill.
You're such a lovely audience,

Vailima -

Me siento ignorada en este blog. Lo mismo no vuelvo.

Herri -

Este post debió salir el viernes, el sábado 1 de Junio se cumplian 40 años de la publicación de uno de los pocos discos que cambiaron la música popular del siglo pasado, el "Sgt. Pepper.." de The Beatles; la cabeza borradora nos llevó por Mulholland Drive y acabamos confundiendo las fechas; aquí queda constancia de ese aniversario, volveremos sobre él cuando cumpla 50 años (já).
Respecto a lo que dices, Charles, he hecho la prueba de poner al mismo tiempo Paris-Texas y el tema de Twin Peaks y si no fuera por algunas armonizaciones del órgano, se podrían escuchar perfectamente juntas ;) (si consigo unirlas las pondremos); sí, volvemos a Wenders y Ry Cooder (más tarde llegaría "Buena Vista Social Club"), de aquella magnífica película, recuerdo con especial cariño "La canción mixteca", canción que formaba parte del repertorio de la pandilla en cuanto aparecía una guitarra.
Sobre Faulkner y Lynch, nosotros Lady, tampoco habíamos pensado antes en su relación, pero surgió casi como decimos en la pesadilla, con la escucha en medio de la travesía de un disco de Julee Cruise, de los linchamientos de Faulkner a David Lynch y de esa asociación casi absurda una charla sobre sus mundos. La banda sonora de Faulkner siempre suena bien ;)
Si la gente se salía de Eraserhead, ahora la gente ni entra a "Inland Empire" (o eso dicen), yo por aquí ni siquiera tuve la oportunidad de verla.
Gracias Joan Carles, por tus comentarios que siguen profundizando en el tema.
Un abrazo a todos.

anarkasis -

Faulkner & David Lynch, ???=
¡¡x!!
estoy perdía del to,
una vez que empezó cabeza borradora... y desfilaron sus imágenes comenzaron a desfilar espectadores palacalle,
(incluso mi acompañante, que aún la recuerda con desgrado, ...que creo que me quedé solica en los alfavil, por lo que concluí al final de la película en que: debo-ser-algo rarita,
- Y?
- La banda sonora de Faulkner, portentosa.
no se me ocurrió otra cosa, desde entonces, si sale a relucir el tema, digo mi comodin:
-A mi tampoco me gustó,
aunque miento, y añado:
- La música de Faulkner.., ¿eh? ¿que me dicen?,
- te deja fría como el sudor despues de una pesadilla
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Joan Carles -

Los 6 primeros capítulos de Twin Peaks están bien (en mi opinión, el resto de capítulos empobrece el recuerdo, o al menos mi recuerdo, de la serie). La banda sonora de Baladamenti está bien. Faulkner, claro, está, más que bien, muy bien. Pero lo que es excelente es la relación que propones entre estos tres asuntos. Porque la conexión entre ellos los enriquece e incrementa las posibilidades de su discurso particular.
¿Qué mundo es el que se recrea en el lector que lee a Faulkner mientras le resuena la banda sonora de Twin Peaks en la conciencia? Hay en esto un juego parecido al que utiliza Sofie Coppola en sus películas: el de alterar la percepción realidad, y hasta del pasado, del espectador mediante las canciones que musican la película. Porque, claro, la Maria Antonieta que describe en su película no sería la misma si en lugar de hacerla vivir entre canciones de New Order o de Joy Division, viviera únicamente entre canciones de, pongamos por caso, Vivaldi o Mozart.

Joan Carles: http://www.lasciateognesperanza.blogspot.com/

Vere -

Que gusto andar de vuestro brazo compartiendo cada referencia, cada complicidad. De lo de Lynch, creo que aparte del interés por encontrar formas nuevas de narrar, el tratamiento de lo inquietante tiene similitudes.
Un abrazo.

ladydark -

Pues yo ¡no había caido!. me encanta este punto de vista que me descubren los náufragos, al final la razón de que Lynch me seduzca va a estar en Faulkner. Y precisamente el Lynch que más me gusta es ese que contrapone bien y mal en cada uno de sus planos... Vuelvo a recordar "Blue Velvet", mito fílmico de mis 18 años (o por ahí), entre todas las que más me impacto sin dudas.

Charles de Batz -

Aunque no vi la serie, creo que por aquél entonces era inevitable saber de su existencia y escuchar su banda sonora.

Por supuesto que comparto vuestro aprecio por esta obra de Badalamenti, pero fijaos que siempre me ha recordado, desde la primera vez que la oí, con la pieza más conocida de la magnífica composición de Ry Cooder para la película Paris-Texas. Y dale con el Wenders.

Salud y buen fin de semana

Vailima -

chapeau por los jardineros. Cuando he visto la imagen que encabeza el post me he llevado una alegría. He pensado, seguro que más abajo me espera un regalo. He acertado y escucho una y otra vez una de las bandas sonoras de tv que más me gustan.
Aunque se os echó en falta ayer viernes, ha merecido la pena.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres