Blogia
De Vere y Herri Gardens

Leucojum autumnale

Leucojum autumnale Resumen en otoño


En la bóveda de la tarde cada pájaro es un punto del
recuerdo.
Asombra a veces que el fervor del tiempo
vuelva, sin cuerpo vuelva, ya sin motivo vuelva;
que la belleza, tan breve en su violento amor
nos guarde un eco en el descenso de la noche.

Y así, qué más que estarse con los brazos caídos,
el corazón amontonado y ese sabor de polvo
que fue rosa o camino-
El vuelo excede el ala.
Sin humildad, saber que esto que resta
fue ganado a la sombra por obra de silencio;
que la rama en la mano, que la lágrima oscura
son heredad, el hombre con su historia,
la lámpara que alumbra.



Salvo el crepúsculo Julio Cortázar



Por fin la tarde está gris, fresca, con una brisa que anuncia chaparrones. Sólo quien ha pasado cuatro meses en una tierra calcinada puede entender la alegría que producen los primeros brotes verdes apuntando entre entre el pasto seco. Entonces aparecen los leucojum, yo no le conozco nombre vulgar, podemos llamarlas campanillas de otoño. Pequeñas matas de flores blancas con toques púrpura. Para nosotros significa que ha llegado la estación que esponja las plantas y cubre el campo de verde. Uno piensa que ahora tendría que ser Juán Ramón, piden un poema de Juan Ramón, de humildes y delicadas; pero los poetas ignoran al leucojum y pocos salen de las enfáticas rosas -además ¿como rimarlo?- Por ejemplo éste es bello, tiene una hermosa voz, pero no es el que pide la olvidada amarilidacea.


OTOÑO


Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.

J.R.J.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Herri -

Doctora Antonomasia, apúnteme en el casillero de los melancólicoas otoñales (tómelo en cualquiera de los términos aceptables, son válidos).
Por cierto, felicidades a Creaturica por hacernos tan preciosa foto que decorado el comentario.

Antonomasia Pérez -

Creo que me han nombrado... Efectivamente tengo pendiente de publicar ese estudio científico comprobado empíricamente "El otoño es la estación melancólica", necesito unas últimas muestras sobre blogueros perspicaces y melancólicos e incluso también primaverales y enamorados del otoño. ¿La melancolía invade su vida en otoño? ¿El otoño le refuerza el ánimo y la alegría? Mandar respuesta a Antonomasia Pérez, prometo discreción sobre sus preferencias. :P

Vailima -

Pues para mí el otoño es la estación melancólica por antonomasia (qué raro el nombre de la señora ésta). En mi tierra, el otoño se desparrama y lo inunda todo, incluso las calles de la ciudad. La mejor estación, sin duda, quizás el más acorde a mi carácter. Los colores son inigualables.
un abrazo a todos, parece que ya vuelvo al servicio activo (al menos, eso espero).

Vere -

El encanto de los largos meses por venir dedicados al trabajo bien hecho, a la erudición y al cultivo de la mente....

Charles de Batz -

Para mi que si, Lady, que el otoño también tiene un encanto semejante al de la primavera, aunque sus efectos sean contrarios y más tendentes a buscar la belleza en la melancolía. En esto disiento de lo que dices Vere. Por lo menos por ahora ;-)

Salud
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vere -

Enrique, también fue un grano de granada lo que Hades le hizo comer a Perséfone para que no pudiera permanecer mucho tiempo con su madre, así que ten cuidado..Espero verte más por aquí. Charles, Lady, yo no asocio el otoño con melancolía, por lo menos no ahora. Abrazos y buen otoño a los tres

ladydark -

Va a resultar que es el otoño el que nos pone románticos y no la primavera...

Charles d Batz -

¿Sobre el Otoño?, prefiero ocultarlo, y si salta al cuaderno que sea en las palabras de quien sabe decirlo, de aquél que empezaba su oda con eso de:

"Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas,
pero mi senda se pierde
en el alma de la niebla.
La luz me troncha las alas
y el dolor de mi tristeza
va mojando los recuerdos
en la fuente de la idea."

Si, Lorca.

Salud

ladydark -

Sintiéndonos inquietos y escribiendo largas cartas, así se debería de presentar el otoño, aunque tengamos casa:
DÍA DE OTOÑO

Señor: es hora. Largo fue el verano.
Pon tu sombra en los relojes solares,
y suelta los vientos por las llanuras.

Haz que sazonen los últimos frutos;
concédeles dos días más del sur,
úrgeles a su madurez y mete
en el vino espeso el postrer dulzor.

No hará casa el que ahora no la tiene,
el que ahora está solo lo estará siempre,
velará, leerá, escribirá largas cartas,
y deambulará por las avenidas,
inquieto como el rodar de las hojas.

Rainer Maria Rilke

Enrique -

Otoño también es tiempo de granadas.Aquellas que resisten el robo de los pájaros, estallan como tales, llenas de rubís azucarados que alimentan la vista y a la vez, el tacto y el olfato. De su jugo, incluso, se puede pintar en una hoja de papel blanco como si fuera a la acuarela.Dicen que fué granada y no manzana lo que comió Eva a cambio de dejar el Paraíso...quizás!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres