Blogia
De Vere y Herri Gardens

Catriona (El cuento de Tod Lapraik)

   Tod habitaba junto a la larga vereda que corre al norte del cementerio. Es un paso muy oscuro, misterioso; además, aquella iglesia había tenido mala fama desde los días de Jacobo VI, y los hechizos corrían por allí cuando la Reina navegaba por esos mares; la casa de Tod estaba en el rincón más oscuro, y no era nada agradable para los más precavidos. Tod era tejedor de oficio; su telar estaba en la cocina de la casa. Y allí estaba sentado, muy gordo, muy pálido, con una especie de sonrisa beata que me dio escalofríos. Su mano impelía sin cesar la lanzadera, pero sus ojos estaban cerrados. Lo llamamos por su nombre, le gritamos a su oído muerto, lo sacudimos cogiéndolo por los hombros. ¡Como si nada! Allí continuaba sentado en el trasero, impeliendo la lanzadera, y con el rostro grasiento sonriente.

                               R.L. Stevenson

 

   Puede que sea verdad lo que se dice de que el viaje es siempre interior, que solo vas a ver lo que puedes reconocer. Tuvimos que llegar hasta North Berwick y sorprendernos con los juicios sobre brujas que ocurrieron allí a finales del siglo XVI para releer  a Caro Baroja  y darnos cuenta que estaba allí, en “Las brujas y su mundo” y que era a ese episodio al que se refería  Stevenson en “El cuento de Tod Lopraik” inserto en Catriona. Lo habíamos leído varias veces sin caer en la cuenta en la referencia.

 

   

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Herri -

Creo que se le ha llamado de las dos maneras, así que no las neuronas os siguen funcionando.
Ningún problema para bajarlo Charles, estoy en ello. Un placer leer a Don Julio, mente clara como pocas (No ha tenido sustituto este hombre en este país).
Gracias por el enlace amigo.

Charles de Batz -

!Sí Señor, mala vejez la que viene acompañada de una malévola memoria!, Frías y Salazar dije, cuando me refería a Salazar y Frías... !en fín, lo dicho, no puedo dejarme llevar por mi memoria!
La reseña es de un extenso artículo publicado en "Príncipe de Viana" que afortunadamente puede descargarse gratuitamente. Aquí lo tenéis:

http://dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=16056&orden=85523

Sobra decir que recomiendo su lectura ya que compartís el interés por tan peculiar inquisidor.

Ya me contaréis y, por supuesto, si tenéis algún problema para descargarlo, hacedmelo saber.

Salud
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vere -

Trovato y ben creo -Jesús que vejez más mala

Vere -

Ha sido muy curioso leer cosas sobre el proceso escocés -es cierto Charles que intriga lo que le pudo decir, pero debe ser que no hay mucha variación en lo que se dice en la noche de bodas -da para un post aretino- pero si non e vero e ven trobato que la imagen que se repite del rey escéptico y retrepado en el trono asombrado por lo que le cuentan las pobres e incultas mujeres seguro que ha sido llevada al teatro.
También es curiosa la cercanía de fechas y los poderes que compartían -el de producir tormentas en mares bravios p.e.
También compartimos el interés por D. Alonso Salazar y Frias, a ver si pasas la reseña.

Charles de Batz -

Siempre me sorprendió en esas historias, bueno en algunas de ellas, el interés que tenían las "presuntas" brujas por ser acreditadas como tales. El caso de Agnes Sampson insitiendole al Rey en que le iba a repetir lo que le dijo su esposa la noche de bodas tiene su aquél. Pero bueno, eran las cosas de entonces, adornadas seguramente por la fabulosa capacidad de mixtificación de la narrativa popular.

Gracias por la referencia a Don Julio, precisamente hace poco volví sobre él con un artículo que continuaba lo dicho en ese libro sobre ese raro especimen de inquisidor-ilustrado de Frias y Salazar.

Salud
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres